…de los quince que tenía!

Todos viven su cruda realidad en esta gran urbe, nuestro amado DF (al menos amado para mi, no se si para Ebrard también…) Bué.

Todo comenzó ese jueves en el Bar Pata Negra, a Gerardo le regalaron unas tiras de condones por responder a una estúpida encuesta, pero como las edecanes estaban bien buenas y ya en la peda, el Gera dijo, presta!

Llegó bien pasadote a su casa, y aún faltaba el pinche viernes, junta a las 8am… Se fue quitando las capas de ropa por todo el camino a su recámara, cayó de jeta en la cama y se echó una idem hasta que sonó el jodido despertador.

Ducha regeneradora, trago de leche directo del cartón, llaves, celular, el pinche nextel de la empresa, ahhh si y la chamarra… ya en el bagón del metro, línea 7 rumbo al Auditorio Nacional, metió las manos en las bolsas de la chamarra, percatándose de que traía el chingo de condones que se había ganado la noche anterior…” Mierda! a ver si no se me caen en la escalera…”

Llegó a la oficina corriendo, sala de juntas, y de nuevo frío en las manos, mete las manos a la chamarra y los condones ahí… Gerardo se abstrajo de todo el contexto que lo rodeaba, el jefe panzón prepotente y culero, los colegas lame botas, la asistente sabrosa tomando la bitácora del día y demás demonios…

Con las yemas de los dedos comenzó a contar, más o menos como cuántos condones traía en total y en su cabeza comenzó a maquinar cuántos eventos sexuales podrían lograrse con tal cantidad…

“Gerardo, usted que opina de la cotización…”

Cua? Moi? digo que?

Gerardo se percató de que no había puesto ni puta atención a todo lo que había pasado en la sala de juntas.

Perdone Sr. director, estaba respondiendo un mail urgente y no presté la debida atención (les juro que este güey sólo hablaba así en la chamba…)

Pasó el viernes en la oficina haciendo madres, hasta que llegaron las siete y dijo patas!

De regreso en el metro recordó que aún traía los condones en las bolsas… LLegando a su casa sacó todo el contenido, las llaves, los condones, las monedas, los condones, sus clorets, los condones y los puso sobre la mesa, abrió una chela y se botó un rato en el sofá en lo que sus cuates lo llamaban para reventar…

Y volvió a maquinar lo que haría con esos condones…  A ver, son 15 condones, si saco dos por noche quiere decir que son seis por todo el fin de semana, lo cual me duran más de dos fines de semana o los tres que sobran para un rapidín…

Echó la cabeza pa´tras y se quedó bien jetón… Lo llamaron, se dio un regaderazo y se fue de desmadre otra vez.

Ahí en el antro, Rodrigo, su mejor amigo se había ligado a una danesa (no se la imaginen monumental, nomás era rubia, bué casi albina y gordibuena).

-Gera, traes un condón güey?

-A dónde te la vas a tirar pendejo.

-Que se está quedando aquí a dos cuadras con unas argentinas… voy vengo!

Gerardo sacó de su cartera uno de los condones.

-No seas culero, dame los dos!

-Y yo qué estúpido, si ligo?

-Ay para de mamar, ya son las dos y ni un gay te ha volteado a ver!

-Pinche imbecil, bueno ten pendejo, a ver si no te quedan grandes, hijoeputa!

Y así Rodrigo hizo la graciosa huida, y en efecto al dar las tres y dos chelas más, Gera decidió treparse a un taxi y largarse a su casa.

Se quedó crudeando todo el sábado, no dejaba de subir y bajar su lista de contactos para ver si había alguna ex nalguita que se prestase a usar la dotación.

A eso de las siete de la noche, le tocaron la puerta, era Marcela, su vecina hondureña (bueno, pos era de Honduras yo que!).

Gerardo abrió y la saludó gustoso…

-Ven chico, shhh, acércate pa´ca…

-Huh?

Y hablandole quedito le susurró al oido… “Vecino no seas gacho, regalame un condón, es que pues aquí anda el venezolano que te conté…

-Cómo sabes que tengo condones, negrita.

-Ay pus qué, no te proteges?

-Si pero no soy farmacia!

-Ya grosero, este wey fue por chelas, tienes o no tienes.

-A ver pásale, negra.

Los condones y los clorets seguían en la mesa…

-Ay no seas discolo, tienes un chingo!

-Ya negra, pos agarra los que necesites.

Y la pinche negra de cabello crespo no se detuvo!

La cabrona agarró cinco condones, le dio un besote en la barbilla y se fue…

Este wey nomás se reacomodó los boxers y siguió viendo la tele.

De nuevo los cuates, a eso de las diez de la noche.

-Carnal, la Leticia tiene fiesta, con Dj y todo wey!

-Va, pasa por mi no wey?

Y pensó… nah, para qué me llevo mis condones, mejor me traigo a una morrilla aquí y uso todos!!! (Dreamer!).

Y la fiesta comenzó! ( no es rola de Timbiriche, no sean retro!) “Pari” en grande, gente de todos los codigos postales iban llegando, guapas, feas, gordas, flacas, chaparritas, altas, bien vestidas, mal vestidas, de colores y sabores!

Gera se servía y servía tequila mientras veía el panorama y quién targueteaba su presa…

Se le pegó a la bolita de Enrique, quien era una especie de gancho para atraer a las “muyertz”. Pinche Enrique bien mamado y siempre oliendo a loción de guapo, tons las féminas se pegaba como Pritt abierto!

Entre la bolita que se pegó estaba Manuela (en la vida real, no su mano!). Guapilla, agradable, ya medio pedona pero de linda sonrisa y pelazo sexy.

Platicaron un rato y poco a poco se desprendieron de la bolita de Enrique, fueron por más tequila y pa pronto se agarraron a los besos en la cochera.

Manuela era varios años mayor que el Gera, y metió mano como pulpo de verano!

-Vamos arriba, tengo la llave del cuarto de Leticia…

-No, no manches, qué pedo si nos ven o algo.

-Ayy, qué marica! ya ni mi hermano puberto, GOEEEY!

-Va, pero estás segura?

-Si, vente vamos por las escaleras de atrás…

Pinche Manuela conocía los recobecos de casa de su amiga como si fuera su propio congal.

Entraron a la recámara y Manuela cerró con seguro, apagó la luz y sobres! aventó a Gera a la cama. Gera en su pedez olvidó a todo detalle el tema condón.

-Guapo, traes condones?

-Uy hermosa, tú no traes?

-Ay no mames, y yo por qué iba a traer.

-Qué tiene!

-No pues no tengo, y la neta no me la rifo así, amigo.

Se dieron unos besos más, acomodaron sus ropajes y regresaron a la fiesta…

-Manuela ven a mi casa, te invito a jetear! (ajá si!).

-Nah guapo, osea, mañana salgo temprano a Ixtapa con mis jefes y tengo que dormir en mi casa.

Cuatro y doce de la madrugada. Gerardo entra a su casa, se va quitando la ropa, y cae de jeta en su cama, con un pinche dolor de hue…sos!

Domingo doce veinticuatro del día… Voy por una birria!

En la tarde llegan los cuates a crudear y a ver el fut… Todos pasan al baño y le chingan al pendejo de Gerardo sus condones, tres Enrique, dos Mauricio, dos el Moy…  (pinches gandallas muertos de hambre!)

Once y diez e la noche, a solas picándose los ojos, le llega un mensaje de texto.

-Hola, me invitas a ver una peli? (léase a follar sutilmente…)

Lorena, uno de sus más grandes dolores y amores, pero cuánta pasión!

-Qué no trabajas mañana? Yo ando bien crudo!

-Si, pero qué tiene, llego a la hora que me de la gana, me abres? estoy en el Seven de por tu casa… llevo algo?

-Pus traéte una coca (al fin que aquí tengo -harto- condón. -pensó)

Once y veintiseis, timbre, Lorena sube, se abrazan, se besan, abren la coca, le ponen hielo, beben, se besan, beben, se besan, fuman,se besan, se besan, se tocan…

Doce dieciocho… En la cama!

Gerardo ya andaba hard desde que le llegó el mensajito, ya instalados en la cama dejó a Lore sin ropa, no es por nada pero Gerardo se defendía bastante bien con su arma, (razón principal por la cual Lore siempre lo monitoreaba).

Gerardo se quedó sin playera, sólo con los jeans, en tanto Lorena y estaba que se asfixiaba de la ganas por tanto pre… Gerardo quería disfrutar, la besaba lentamente en el cuello y los senos, bajaba y subía por su barriguita al estilo Gwen Sthephany.  La Lore ya gritaba, ya pedía, ya exigía sus derechos!

Gerardo se bajó besándola, se detuvo en dicha sea la parte y luego besó hasta la punta de sus pies, para ponerse de idem e ir al baño por un par de condones…

-Ah CABRÓN! no mamar!!! un jodido condón, hijos de puta!!

-Eh, ahhh, qué pasa! . Gritaba con la voz entrecortada la Lore!

-Nada! carajo, estos hijos de puta se llevaron mis condones, culeros!

Gera salió con el único condón que le quedaba… se lo puso mega enputado, pero rogando a San Benito que no se le rompiera el único de los quince que tenía!

Y sobres! La Lore ya se estaba viniendo desde que estaba en el seven, tons ya sabrán, eso fue casi instantáneo, y se vinieron juntos… pero como en dos minutos!

Una cuarentaycuatro de la madrugada. L´petite morte (aquel cansancio ojete de muerte que te da después del orgasmo y del traka traka… o sea la hueva global!

Pero regresan los besos y la montada, y la desmontada y otra vez Gerardo “de pie”.

-No Lore, no mames, ya no tengo con…

Lore instalada en dicha sea la parte, le impidió continuar con las sugerencias!

Ojito en blanco, y Gerardo ya no podía más…

-Qué hacemos!

-Ay wey, es que que hueva ir a comprar ahorita, no mames hace un chingo de frío y ya me tengo que ir…

Gerardo tomó una bocanada de aire como si nunca más fuera a respirar en su vida, y se concentró en otra cosa, se paró (de la cama!) y se puso los jeans. Lore entró al baño…  tardaba mucho…

-Lore estás bien? te paso tu ropa?

Se abre la puerta y Lore confieza que terminó sola en el baño… a falta de condón, mano femenina…

Lunes siete cincuenta y ocho de la mañana, estación Tacubaya… No más condones, no más chamarra, no más amigos, no más encuestas culeras, al menos por un pinche fin!

Queridos fans de Sex&DF el tiempo fue largo, espero sigan formando parte de esta entretenida y urbana lectura cada vez qu se pueda! Fredhel Cuesta.

Ah jijo!

Y a sus 38 años a Mariela le dio la gana agregarse a la lista de esas que les llaman ahora ‘cougars’, ñoras guapetonas, sabrosonas que disfrutan de la juventud de ciertos chamaquitos a quienes les doblan la edad… y por qué no! si los veinteañeros son de lo más ‘ergonómicos’.

 Mariela ni siquiera era divorciada o viuda, no le había dado la gana ser mamá, vivió algunos años con su novio de la universidad, hasta que las circunstancias lo mandaron de chamba a Tamaulipas y Mariela pasó sin ver para irse con él hasta allá, aquí en su DF se le daba bastante bien el varito con su negocio, una florería en Polanco.

Ese miércoles por la tarde llegaron a su local, una ñora guapetona como de unos 43 años y su hijito mamón… ‘Busco un arreglo para llevarlo a una enferma al hospital’ dijo la señora oriunda de Polanco, mientras que su chamaco güerillo, alto, de lindo cuerpo y ojitos soñadores se paseaba aburrido viendo las flores y los regalos…

 Mientras le hacían el arreglo a su gusto, Enrico por tentón, como niño chiquito rompió un florero…

 Mariela dejó lo que estaba haciendo y se acercó al chamaco… Bromeando le dijo:

 -Debo de poner un letrero que diga, prohibido entrar con niños…

 Roberta se apenó;

 -Ay este niño, si nunca se baja de la camioneta, pero hoy le dio calor…

 Y más calor que le dio cuando vio la linda cara de Mariela, sus bubis operadas y su cinturita… y sin calcularle bien, pensó; Ha de ser un poco más joven que mi jefa.

 Así madre fresa e hijo idem salieron de la florería…

 Mariela dejó que sus chalanes cerraran el changarro, pues se le hacía agua la canoa para ver a Alfonso, su casi recién estrenado galán… 44 años, bastante galán, con voz de comercial de cigarros, y un lindo Audi color azul marino…

 Con mirada de cabrón Alfonso la esperaba afuera de aquel café de Campos Eliseos…

 -No te traje flores, por razones evidentes linda… pero ojalá te guste esto.

 Mariela abrió la caja y sacó una mascada divina y una cartera que hacía juego… claro todo de marca.

 Así se besaron como novios pubertos y terminaron en el depa de Mariela fajando como escuincles también, pero como a esas edades ya nadie se conforma con un fajecito pos claro terminaron haciéndolo en el comedor y en la sala, ah y en la recámara…

 Tres meses de relación y este par estaba encantado, Mariela no sabía mucho sobre el pasado de Alfonso, pero tampoco es que le importara mucho… ‘A mi con que me cumpla’…

 Al otro día, a eso de las cuatro de la tarde Enrico llegó solito a la florería, directo al mostrador para preguntar por Mariela…

 -Oiga, podría llamarle a su empleada, la de cabello café, la flaquita que usa mascadas…

-MMmmm, dígame joven, en qué puedo ayudarlo, ella es la Señora Mariela, es la dueña…

-Ah! Osea sorry, bueno ella está?

-Si está en la oficina, permítame, para qué asunto?

-Es personal…

 Mariela se tardó un poco pues estaba chateando con Alfonso, pero salió hacia el mostrador…

 -Si?, hola! Dime…

-Usted se llama?

-No me hables de usted, soy Mariela, tú eres el chamaco manitas de intestino verdad? JAAA!

-Para eso vengo, para pagarle lo que rompí ya que usted no se lo recibió a mi mamá…

-Que no, no pasa nada, pero si me sigues hablando de usted te lo voy a cobrar doble…

-Mejor te invito un helado doble! Te late?

 Mariela volteó a ver a Nati, su asistente, las dos medio que se cagaban de risa…

 -Sí, voy por mi bolsa y mi teléfono…

 A Mariela se le hizo simpaticón el detalle, y caminando por Mazarik se comieron su respectivo helado de yogurt a la moda…

 -Y a qué debo esta invitación…

-Bueno, es que te ví ese día y me apené por mi tontería… Mira la verdad es que te me haces super bonita, me dejaste impactado…

-A ver, a ver niño, ‘jold yur jorses’, qué edad tienes?

-Ay eso qué! Tengo 22, algún problema?

-Oye, que no ves que podría ser tu madre?

-Pero no lo eres, puedo verte más seguido?

-Pues si, ya sabes donde encontrarme…

 Para Mariela fue chusquito irse a comer el helado con el mocosote, pero esa misma noche saliendo se vería con Alfonso…

 Ya cenando en aquel restaurante ‘nais’ en Homero, Alfonso le salía con la cantaleta disco rayado de los dosmiles…

 “Creo que necesito espacio, no me siento preparado para que las cosas sigan de esta manera, dame tiempo, NO ERES TÚ SOY YO…”

 Pero claro que eres tú mamón, por qué tendría que ser yo???? Me estás cortando? (jelou, qué pregunta!).

-No, no mira, dame espacio, tengo que hacer un par de viajes de negocios y llegando vemos cómo sigue todo?

-Cómo sigue?, cómo sigue qué, si tú estás tomando una decisión unilateral, qué!, tienes otra chava, o qué rollo…

-Bueno a ver, no te pongas como señorita de quince, ya te dije que tengo poco de haberme divorciado y aún tengo mis cargas, sabes?

 Mariela se secó la lágrima, disimuló el moco, terminó su copita de vino y ‘arrivederchi’, salió por su camioneta al ‘valé’.

 Casualmente Alfonso nunca la había invitado a su depa, todos sus encuentros eran en Polanco o en el depa de Marielita…

 Llora y llora la pobre en su camioneta, llegó a su casa con el moco a llamarle a sus amigas, a sus hermanas, a su amigo gay el dueño de la estética, y por último a su mamá…

 Al otro día Mariela no fue a la florería… Nomás bajó (con sus gafotas de rockstar de aquellas que disimulan la ojera del llanto)… por unas flores y un café, cuando se topó a Enrico…

 -Mariela! Te busqué en la florería!

-Ah qué pasó, y luego?

-Pues nati me dijo que igual andarías por acá…

-MMM pues sí, y tú qué rollo, no vas a la escuela o por qué nomás andas rolando por acá…

-Ah la neta me salté unas clases y te quise venir a ver, o qué no puedo? (clásica premisa de los mocosotes…)

-Bueno pues, acompáñame por un café…

 Enrico le cargó las flores y la fruta que había comprado, Mariela se tomó un café y Enrico un chesquito…

 -Y por qué no fuiste a tu negocio hoy, oye por qué no te quitas los lentes, no que hiciera tanto sol…

 -A ver niño, no me digas qué tengo que hacer o aquí mismo te me quedas…

-Uy qué genio! Estás en tus días? (otra pregunta típica de esa edad).

-Oye, no seas groserito… tuve una bronquilla, pero ya estuvo.., ya me voy te dejo…

-No, no deja te acompaño porfas.

-Como quieras.

 Con cierto desdén Mariela se adelantó pero dejó que Enrico caminara a su lado cargándole las cosas…

 Llegando a la puerta del edificio, Mariela le agradeció, se despidió y subió al elevador… Enrico hizo como que se había ido, pero regresó y le tocó al conserje…

 -Ay señor me abre, tengo que entregarle estas llaves a la señora, es amiga de mi mamá…

-Sí pásele joven es el 402… (ches conserjes pendejos caen redondos!)

 Enrico subió y tocó la puerta. Mariela abrió y se esperaba a cualquiera menos al chamaco, (vaya necedad)… ‘Qué onda, qué se te olvidó o qué!”

 ‘Esto’!

 Y con todos los huevos del mundo Enrico le plató un mega beso en la boca, de principio Mariela se puso rejega como en las pelis de Pedro Infante, pero a los pocos segundos, esos besos serían el elixir par que Mariela se sobara un poco la pena de Alfonso… Esa tarde se besaron por horas, fajaron en la sala, Enrico le contó sus mejores chistes pa’ sacarla de la depre, para Mariela, ese encuentro fue refrescante, y se quedó pesando que ‘menos edad, menos pasado y menos complicaciones’.

 Pasaron los días y Mariela y Enrico se veían casi a diario, hasta que les llegó el momento de la calentura total como si ambos tuvieran 22 … Claro a Enrico le faltaban horas de vuelo, mientras lo hacían él se la pasaba preguntando; ‘Así te gusta, así me muevo? y Mariela hacía uso de todo lo que Alfonso le había enseñado en la cama, para instruir un poco a Enrico y así irlo moldeando a su entero gusto como monito de plastilina…

 Mariela medio se desesperaba pero bien que se lo sabroseaba, comenzó a hacérsele costumbre verlo a la hora de la comida y tirárselo de postre, cuando Enrico no podía ir, ella pasaba por el a la Uni, allá en interlomas… “Creo que esto no le gustaría nada a tu mamá” repetía Mariela cada que se agarraba de las nalguitas de Enrico mientras lo hacían en su cama…

 -Mi mamá no tiene ni idea, y tú eres mi mamacita! (frase #25 de los mocosos). A mis compas de la uni les doy una envidia!

 Dos semanas pasaron cuando Alfonso llegó con un brazalete de perlas hasta la puerta de Mariela un martes por la noche…

 -Regresé, te adoro hermosa, estoy convencido de que quiero estar contigo…

 Claro, las piernitas le temblaron (bué es que aparte del susto pues sus coyunturas ya andaban bastaste cansadas por la caderita huesuda de Enrico).

 Casi derretida y con lágrimas en los ojos ni refutó, se puso el brazalete, se le colgó del cuello a Alfonso y tuvieron sexo de campeonato, primera noche que Alfonso se quedaba a pernoctar… Esa noche Alfonso se sinceró y le contó sobre su divorcio, ex mujer, e hijos… ‘Quiero que esto vaya tan en serio que te presentaré a mis hijos pronto…’ (ay ajá!).

 A los dos días Enrico llegó a la Florería:

 -Por qué no respondes mis mensajes?

-Enrico ya no podemos vernos, luego te explico…

-Chale, me estás dando el cortón…?

-No podemos hablar aquí vale?

-No te apures, de hecho vengo a pedirte un favor, es cumple de mi mamá y quiero mandarle un arreglo chingón!.

-Venga, mira, te lo regalo con todo y el envío y así quedamos a mano va? Déjame explicarte…

-Siento que me usaste…

-Ay para nada, dime a dónde mando el arreglo sale? y después te llamo.

 Mariela se encargó de enviar uno de los mejores y más caros arreglos de su local para Roberta su pseudo ex-suegra… Ya para el sábado Alfonso le pidió a Mariela que lo alcanzara en un restaurante en Bosques de las Lomas, quesque porque le tenía una sorpresa…

 Mariela se fue ‘re’ guapa, llegó a la puerta del restaurante y vio a Enrico sentadito en una mesa, en lo que Mariela buscaba a Alfonso trató de evadir la mirada, pero Enrico se puso de pie para saludarla…

-Qué haces aquí, vienes solo, no me estarás siguiendo verdad?

 -No, vengo con mi papá, por cierto ahí viene…

Alfonso llegó a abrazar a Mariela…

 -Pa, ustedes se conocen…?

-Mariela, él es Enrico mi hijo mayor, Leslie no pudo venir, también quería que la conocieras…

 Pálidos como una vela, Mariela y Enrico se hicieron medio que de la vista gorda, y la tensión en la mesa se podía cortar con tijeras de pollo…

 ‘Ustedes se conocían’ preguntó Alfonso…

 -Sí pá, fui a su florería a comprarle a mi má el arreglo de cumpleaños…

-Ah! claro, está increíble, lo vi esta mañana que pasé por Leslie para llevarla a la escuela, tenía que ser de tu florería reina…

 Enrico pretextó que tenía que regresar a la Uni, le dio un beso en la Mano a Mariela…

 -Felicidades pá, tienes una novia preciosa, si yo tuviera una igual no podría estar separado de ella…

Fact SEX&DF: Hijo de tigre… tigrito.

Sin ‘pene’ ni Gloria…

 Ahí en lo más recóndito del jardín de aquella fiesta, estaba sentada Gloria, solamente acompañada de su cubita y su cigarro.

 Con esa nube gris que la acompañaba a todos lados, seño fruncido, y sonrisa hacia abajo, jeans talla 13, suéter de cuello de tortuga y sujetador copa ‘d’, el problema no era su talla sin duda, pues sabemos que lo que siempre importa en esta vida es la peritita actitud, sino que como se dice ahora; su vibra era nefastita…

 Afortunadamente tenía amigas que a pesar de su mal genio, la seguían invitando a fiestas y eventillos…

 Un morenazo se acercó a ella, Gloria escondió un poco su lonjita sumiendo la panza…

 -Está ocupada esta silla?

-Mmm no…

-Me la puedo llevar? Gracias!

 Y esa era la historia de los fines de semana si es que se le quitaba la hueva y salía con sus únicas dos amigas, quienes sin duda siempre ligoteaban o tenían galán.

 Trabajaba en una fábrica maquiladora de ropa tejida y tenía a su cargo a varias mujeres, eso sí, era una verdadera hija de puta con ellas, al parecer todas sus frustraciones las reflejaba en esas pobres ñoras que trabajaban más de diez horas para su jefe libanés, quien por traerse a todas en chinga la adoraba y cada rato le daba un bono, mismo que se gastaba en comida chatarra a granel todos los sábados que se iba al Sams.

 Bué, pa’ no hacerles el cuento largo a esta gordita ojeta y malhumorada no se la quería tirar ni el quinto de la colonia… ahí en Tacubaya la apodaban “la culpa” porque nadie se la quería echar…

 Pero como en esta vida siempre hay pa’ todos, por ahí escondido estaba Reinaldo, el gordito de almacén, con redonda panza, peinado de libro, camisa a cuadros y gafa sucia…  Todas las mañanas a eso de las 7 que entraba le dejaba en su compu un chocolate, paleta o chicle… Gloria sólo se lo tragaba y ni se preguntaba quién coños tenía siempre tan buen detalle…

 Cierta mañana que su jefe le pidió llegara más temprano para recibir un contenedor, Gloria entró a su oficina para dejar su maxibolsa (siempre llena de golosinas) y al prender la luz vio a Reinaldo…

 -Qué haces en mi oficina? Quién te dio permiso de entrar o qué…

 Reinaldo escondía un chocolate relleno de cereza…

 -Contéstame, qué hacías en mi oficina o llamo a seguridad…

 Reinaldo tímido y nervioso, dejó el chocolate sobre el escritorio y sin responderle salió casi corriendo…

 Gloria se percató del hecho, dejó su bolsa en el cajón del archivero, se tragó el chocolate y se fue a recibir al trailer…

 Los días pasaron y tras el incidente Gloria no volvió a recibir ni madres… una tarde de jueves antes de salir, bajó al almacén… cómo chingaos no! yo quiero mis pinches dulces, faltaba más.

 -Hola, te llamas???

-Reinaldo, licenciada Gloria, en qué puedo ayudala…

-Qué bueno que me hables de usted… no necesito nada de aquí, pero si tienes algún dulce estoy dispuesta a permitirte que me hables de tú (ay nanita!).

-Licenciada le puedo ofrecer unos chiclosos de cajeta si quiere…

-MMM nah, esos se pegan re gacho en las muelas, y luego quién me paga el dentista… gracias, adiós…

 Era de esperarse, al otro día, Gloria tenía en su escritorio una canasta llena de caramelos sin azúcar… y claro también era de esperarse que ni las putas gracias le fue a dar al señor de la frente brillosa…

 Cierre de mes, Gloria se quedaría hasta la media noche para entregar números claro al otro día… Máquinas paradas, silencio total en la fábrica…

 Reinaldo tras el cristal le tocaba con un pelón pelorico en la otra mano…

 -Licenciada, hola puedo pasar…

-Si entra. Cómo me dijiste que te llamas? Ash siempre se me olvida tu nombre, has de ser re codo! (hija de la nacada!).

-Quiere que la acompañe, ya no hay casi nadie, no le da miedo?

-A ver, cómo te llamas? Ah si, Renato…

-Reinaldo Fuentes, licenciada…

-Ah si, Reinaldo, si me diera miedo, no llevaría trabajando aquí seis años y largándome a la media noche cada fin de mes, no crees?

-Bueno, si quiere la espero afuera…

-No es necesario… ya vete a tu casa, te doy permiso…

 Y nada Reinaldo la esperó en el estacionamiento, cuando Gloria llegó a su Chevy gris (personalidad idem), le dijo a Reinaldo “ok, te ganaste unos pinches tacos conmigo, traigo una pinche hambre!

 Y así callados en el trayecto, llegaron al Borrego viudo, ahí en el ‘Auto Tac’, en la nave se chingaron unos 8 tacos de suadero y pastor cada uno con su respectivo tepache…

 -Y ora dónde te aviento…

-Aquí déjeme licenciada, yo veo cómo me muevo…

 Gloria obediente lo pensaba dejar a unas cuadras del metro, cuando le dijo a Reinaldo antes de que se bajara (de la nave, perense!)… No se te olvida algo?

 -No licenciada, aquí tengo mi portafolios…

 Y Gloria sin preguntarle,  aún con tufo a taco lo agarró del cuello y se besuquearon por varios minutos, terminó, arrancó la nave, y botó en la base de los micros… Reinaldo nervioso sólo le dijo “Gracias Licenciada” y se fue..

 Día tras día seguía la golosina en la oficina, pasaron un par de semanas y Gloria ni se acordaba del pobre monito, pero aunque lo nieguen, todo el mundo quiere que le den pa sus chicles…

 Noche de viernes, Gloria bajó al almacén… con su juego de llaves abrió la puerta… Ahí estaba Reinaldo encerradito, leyendo su libro vaquero…

 Gloria cerró la puerta por dentro, y se le aventó al Reinaldo a los besos, toda su masa corporal se pegó contra las repisas, Reinaldo sudaba de los nervios, Gloria le quitó las gafas y se besuqueaban como si siguieran tragando tacos, acá bien atascados… Reinaldo de inmediato se dio agasajo con sus grandes pechos, le quitó aquel brasier color carne, que más bien parecía un arnés de rapel… y comenzó a besar sus aureolas que tenían la circunferencia como monedas de a diez varos!

 Gloria le abrió la camisa, y bajo esta había dos capas más, camiseta de algodón con manga y camiseta sin manga…

 Reinaldo con la última camiseta fajada en los pantalones que se ponía ligeramente arriba de la cintura (o a lo que se le pueda llamar cintura..) se quedó sin zapatos… Gloria ya estaba por bajarse los pantalones de poliéster, y golosota le agarró el paquete a Reinaldo… Pobresito, del nervio, de la emoción, este pobre burócrata ya había terminado y su amiguito ya estaba en reposo…

 Gloria medio emputada le bajaba la mano al señor para que al menos le tocara la entrepierna…

 -Licenciada, no puedo, no, no puedo, de verdad no puedo…

Gloria se sentó en el piso, y le pidió a Reinaldo que le pasara su gigantesco sujetador…

 -Por eso no pasas del almacén…

 La gorda terminó de incorporarse y agarró su bolsa, las llaves y se largó encabronada…

 -No quiero volver a ver ni un puto dulce en mi oficina, entendiste, y pobre de ti si alguien se entera de esto, hago que te corran…

 Y dicen que el acoso sólo les pasa a las mujeres?

 Pasó el fin de semana, y por ahí del jueves, Gloria bajó al almacén, pensó que todavía podía darte otro chance con Reinaldo, a ver si saliendo con él a los tacos en viernes minimito se lanzaban al motel que está junto al templo “pare de mamar”, digo “pare de sufrir”, ahí en Tacubaya… pensó “Le diré que se disculpe y a huevo que ora si me lo tiro”.

 -Oye tú… te llamas?, Dónde rayos está Reinaldo…

-Ya no trabaja aquí licenciada, yo soy Marcelino, Reinaldo renunció el lunes…

Fact SEX&DF: Es un hecho que, en la oficina como en sexo, nadie sabe para quién trabaja …

Feeling blue…

Jaime francamente ya estaba hasta la madre de todo, ya nada lo llenaba, ya nada lo satisfacía, terminaba una relación que no lo había llevado a ninguna parte y estaba devastado porque encima (y atrás y adelante…) su chava le había puesto el casco de ‘vikingo’ un par de veces… Uta!!! En qué chingados fallé! –se repetía cada mañana-.

 Por más que sus compas lo sacaban que al ‘teibol’ que al bar, que a Cuerna, o la Condechi desde el lunes Jaime ya tiraba la toalla.

 Así es que de huevos decidió pedir las vacaciones que le debían en su chamba, mismas que nunca tomó por quedarse en el DF con su noviecita que nunca podía viajar ‘porque era inmoral’ y porque no estaban casados…

 Dejó encargado a ‘chocolate’ su perro labrador y se largó a Chiapas dos semanas… (no le alcanzaba para irse a un Ashram en la India como tantos estilan y que no les ha servido de mucho, bué!).

 Su pasión era la fotografía y lo retomó, se fue a visitar algunas comunidades indígenas y disfrutó de San Cristobal como nadie… andaba feliz en guarache y fumando mota por las noches mientras escuchaba a los grillitos y se echaba por fin una buena novela de Antonio Gala.

 Pero había que regresar a la realidad, la chamba, su jefe, su mamá con ‘hijitis’, y su puta soledad que no lo tenía nada feliz. Sin duda regresó más relajadito e introspeccionado, decidido a no buscar chicas por un rato, o al menos no poner el corazón de frente…

 Ahora sólo salía los sábados, los viernes los dedicaba a estar en casa y leer y los domingos los volvió a convertir en familiares (claro, su jefa estaba encantada… ‘cárgame las putas plantas de Xochimilco mijo!’).

 A pesar de que Jaime nunca dudó que fuera bueno en la cama, esa puta espina de que su vieja lo había cuerneado no se la podía sacar… y se cuestionaba y se cuestionaba… hizo un resumen y pensaba, “pero si siempre se me paraba, siempre la vieja se venía…”(o al menos eso parecía). Pero uta, la pinche duda y el ardor no lo dejaban ser.

 Ya habían pasado un par de meses y Jaime sólo tenía contacto con su ‘mano amiga’, esa que nunca te abandona, que nunca te pone el cuerno, que no te pide que te cases con ella a los seis meses, que nunca te enjareta a sus amigüis o ir a los bautizos y bodas de hueva…

 Esa noche de viernes le mandó mensaje Martín, uno de sus mejores amigos, divorciado pero un gran hijo de puta, quien después de su divorcio y de dejar a dos chamacos, se volvió a sentir joven, se hizo un corte moderno, (pensando que eso distraería la atención de su panza chelera), se vistió casual y se compró una nave convertible… cada semana una chica diferente, y el corazón en el congelador hasta nuevo aviso… Pos ese amigo le marcó!

 -Cabrón, tengo unas amiguitas holandesas de no mal ver, te animas con una?

-No se güey, qué hueva, y ora de dónde las sacaste culero!

-Tu no preguntes pendejo, le entras o no, yo ya tengo onda con una y me caga que la otra vaya de mal tercio, y más si no le laten los tríos JAAA!

-Cámara güey, pero un rato, porque ya me inscribí en clases de box y comienzo mañana…

-Ay no seas nena, pasamos por ti a las diez y ni te peines cabrón porque dejaré abierta la capota culero!

 Medio a huevo Jaime se dio un baño, se hizo una pajita en la regadera para llegar menos tenso a la cita, se puso su mejor camisita rosa, loción de guapo, y buen gel pa no despeinarse tanto en la nave…

 Claxon a todo y Jaime bajó… Las güeras no estaban de mal ver, -digo en su país eran más comunes que corrientes- pero ya saben aquí nomás ven cabellos de elote y se alborotan!

 Rony, la que le tocó pues tenía una gran nariz, pero sus ojotes azules la hacían más discreta, grandes pechos, pierna flaca pero bué! Usaba jeans… no hay pedo.

 Así se fueron a un antro en Satélite para poder fumar a gusto dentro del bar y salir a altas horas de la noche…

 Cuando las ‘blondis’ se fueron al baño, Martín le sacó una tabletita al Jaime…

 -No mames y esas tachas!

-No son tachas cabrón, es Viagra, métete una!

-No mames cabrón si a mi siempre se me para…

-Pos para que se te pare más, no mames te dura horas, dale, y te tiras a esta chava, vamos a mi depa…

-No así mejor, si me la tiro me la tiro normal…

-Para de mamar, no seas marica, por una puta vez en tu vida checa qué chingón!

-Bueno al rato igual güey, ahí vienen estas tías…

 A eso de las 4 Llegaron al depa de Martín, Jaime estaba medio cansadón, Martín y Lory se metieron de inmediato a la recámara, Jaime y Rony, se quedaron en la sala tomando chelas…

 Sin la menor discreción Lory gritaba y gemía, Jaime se sintió un poco incómodo, a la media hora Lory salió con el torso desnudo y el pantalón de la pijama de Martín.

 Jaime y Rony se habían besado un poco, pero se quedaron jetones en el sofá… en eso Lory se le encimó a Jaime y Rony se despertó (bué Jaime ni se diga!)

 Por supuesto que Martín ni en cuenta, él ya estaba roncando…

 Lory le tomó las manos y las puso en sus senos, se ve que a la tía le faltaban varias horas más de acción.

 Jaime se sacó cabrón de onda y la Rony se indignó…

 -Let´s go to Martin´s bed, the four of us. (lease, hagamos un cuarteto cómico místico y multicultural!).

 La neta Jaime medio jetón, medio pedo y medio sacado de onda, se la quitó de encima, agarró a Rony de la mano, las llaves de la nave de Martín y se fue con ella a su depa…

 Ya amanecía cuando llegaron… al meter la mano en su chamarra para sacar las llaves, Jaime se dio color que la pastilla azul estaba ahí… “chingue su madre”, llegando al depa, sacó el litro de leche y se chingó la pastilla…

 Se recostaron en la cama, se besaron y medio que el cansancio y el sueño les ganó, pero a los 40 minutos, cuando Rony ya se había bajado por los chescos, Jaime se percató que el efecto de la pastilla no era un mito urbano… Y cogió y cogió y cogió, hasta que se le acabaron los putos condones! (seis para ser exactos!).

 Qué clases de box ni qué mis guantes, les dieron las 4 de la tarde del sábado en la cama…entre dormidas, fajadas, sexo, comer y beber… todo en la cama!

 Jaime llevó a la holandesa a su hotel en Alvaro Obregón y de ahí fue a dejarle la nave a Martín a eso de las 8 de la noche… Martín y su güera seguían en la cama… Jaime dejó las llaves con el conserje, se trepó a un taxi y regresó a su depa hecho mierda, se puso a ver la tele, y se quedó jetón en el sofá.

 El domingo en la mañana fue despertado abruptamente por su jefa!

 -Jimmy, qué pasó ya ven por mi, vamos a casa de tus primos a comer…

-Si, si jefa, deja me doy un regaderazo y llego.

 Del antro a casa de Martín, de casa de Martín a su depa y la viagra, y de ahí a retomar la vida como todos los domingos en familia… parecía que había sido un sueño erótico… sin embargo, vayan a saber ustedes, si fue la viagra, si fue la güera o el amancer, pero Jaime recuperó parte de su autoestima perdida, y desistió de la idea de ir a terapia para superar los cuernos de su ex vieja.

 Fact SEX&DF: A Viagra regalada, no se le ve el precio…

La piñata

 

Diciembre trajo fiesta tras fiesta para esta 26añera… tan desenvuelta, tan amigable, tan llena de cosas buenas.

Bárbara sin duda hacía honor a su nombre… ¡Qué bárbara! Era una chava divertida, alegre, independiente, chambeadora, inteligente y creativa… su único problema era la timidez cuando veía a un hombre muy de cerca.

 En la última posada de diciembre, fue invitada a una mega fiesta, el amigo de su mejor amigo “chavito bien” de varo, tiró la casa por la ventana! Pinche fiestota en una casota de Coyoacán, el jardín lleno de luces, una barra gigante con harto chupe, comida, ponche, y dos piñatas colgadas para la media noche.

 Bárbara se la estaba pasando bomba con sus amigos, para ella esa fiesta fue mejor que festejar la navidad con sus aburridos tíos y primitos… así es que venga el ponche con piquete… Y sin albur!

 Pinche fila para romper la piñata, qué chingón que todos nos volvemos a sentir niños y el desmadre es aún más divertido, porque ya a esa edad se puede beber!

 La primera piñata tenía lo clásico, fruta que se aplasta cuando cae, miguelitos, palelocas, pelones, palomitas con chile y chicles…

 La segunda piñata, no jalen! Fue toda una sorpresa. Cuando Enrique el más mamado de la fiesta la rompió, de ahí salieron pa’ empezar, cajetillas de cigarros, puros cubanos, plumas, Usbs, condones, anillos vibradores, lubricantes de sabores, barajas porno y cuanta pendejada…

 Bárbara se aventó con Rita, su mejor amiga y apañaron todo lo que pudieron, las cajetillas de cigarros sin duda fueron un paro, (con eso de que ya subieron de pinche precio)… Bárbara metió todo en un cono de la piñata sin ver con detenimiento lo que había apañado.

 Rita como siempre responsable y conductora designada, llevó a Bárbara, a Manuel, a Mónica y a Mario a sus casas.

 Al otro día, despeinada y cruda, vio el cono de la piñata en la barra de su cocina antes de hacerse un buen café… Cigarros, -qué buen pedo, pensó- son de los que fumo y dos cajetillas, genial…

 Condones?, tubitos de jalea? Ahhh no, son lubricantes… y al final un anillo vibrador de color azul… -Y esto qué chingaos!

 La neta los condones que le habían regalado del IMSS en su oficina cuando fueron a vacunar contra la influenza habían caducado, nunca tuvo oportunidad –o ganas- de usarlos…

Sin mayor curiosidad, volvió a meter todo al cono, menos los cigarros y se echó uno… a eso de las 3 de la tarde se fue a una comida del amigo, de la amiga, del compañero de trabajo de Rita.

 Comilona! Taquiza, mucho tequila y buena música, al caer la noche una fogata improvisada…

 Bárbara no quiso ponerse tan peda pues al otro día ya era navidad y no podía llegar en mal estado a casa de su tía Queta.

 Pinche frío en el DF, Bárbara se acercó a la fogatita pa’ poner sus manitas frías…

 -Hola me detienes mi vaso porfa?-

 PARGDOUNNNN…. ? Pero quién es este lindo chaparrito de ojos pispiretos… se preguntó mientras sostenía el vaso y el chaparrito prendía su cigarro.

 -Gracias, qué frío no?

-Ah seh!

-Javier, y tú te llamas?

Mientras le preguntaba el nombre le tomó las manos y las puso alrededor de si cintura bajo la chamarra, quesque pa que se le calentaran, pero Bárbara tímida como siempre se soltó de inmediato…

-Soy Bárbara… con quién vienes?

– Bernardo, el dueño de la casa es mi amigo desde la prepa, los dos somos chefs.

 ‘Chef’. Ah que sabroso, pensó Bárbara pues a ella le cagaba cocinar!

 Siguieron conversando, y ya saben al calor de aquella fogata intercambiaron todos sus generales.

 -Tengo un restaurante en el centro de Tlalpan, por qué no me caes el 26…?

-Ah vale, puedo llevar una amiga?

-Claro, invita a quien quieras! Te haré un postre especial, va?

 Bárbara comentó con Rita el hecho, y bué, el 26 ya estaban bien puestas en el restaurante con sus aretazos y toda la cosa…

 Javier salió con su filipina a recibirlas, se sentó con ellas en la mesa y les invitó unos buenos coctelitos… al poco rato, varios platillos de degustación y un buen vinito español.

 Ya solas Bárbara y Rita en la mesa cuchicheaban…

 -Qué buen pedo de güey amiga, te rallaste!

-Ay pero es chaparrito, tú sabes como me gustan…

-A ver mamona, hace cuánto no sales con alguien?

-MMMMmmm, bué, te acuerdas en marzo, cuando me fui a Acapulco?

-Marzo, cabrona, estamos en diciembre! No me digas que desde marzo no besas a nadie…

-Bueno al de Acapulco ni lo besé loca, estaba muy pedo el cabrón, apestaba a chela, guácala…

-Mta! Con más razón, güey, con lo escasos que andan los hombres, qué chingaos que sea chaparrito, además cocina bien sabroso, y  con esos brazotes, ve a saber qué más haga sabroso!

 Para año nuevo Bárbara no tenía plan alguno, estaba casi resignada a pasarla de nuevo en casa de la tía Queta, o alcanzar a los pocos amigos que se habían quedado en el DF para festejarlo.

 Javier le llamó el 29… Bárbara lo invitó a cenar en su casa, con la condición de que él cocinara, y ella ponía el vino…

 Aquel cono de la piñata lleno de sorpresas, estaba arriba del refri, esperando que alguien lo pelara…

 Excelente cena y claro, después del vino unos buenos besos, Bárbara medio tímida le dio el cortón a eso de las dos de la mañana… se dieron un fuerte abrazo (y bueno el Javi le dio un leve arrimón…) de pre-año nuevo y quedaron en llamarse el año entrante, Javier se iba a Valle de Bravo con sus amigos.

 La verdad es que el chaparrito estaba mega entusiasmado con Bárbara y su cadera!

 El 31 en la mañana Bárbara abrió el ojo, y se percató de que era el último día del año, ‘chiales’ pensó, qué hueva, no tengo ni dónde pasarlo! Rita se había ido a Mazatlán con sus primos, y sólo su amigo nerdi en Ricardo iba a pasarlo en un bar de la Condechi con sus otros amigos nerdis… hueva, ni a quién abrazar!

 Qué otra opción, me voy con la tía! Total siempre tiene buen vino y postre!

 A eso de las 9 de la noche, Bárbara se arreglaba con toda la pereza del mundo, nomás pa’ salir bien en las fotos… cuando sonó su celular.

 -Barb? 

-Qué onda mi Javs, estás en Valle?

-Sí y no…

-Cómo güey?

-Voy manejando de regreso al DF, creo que recibir el año con mis amigos no me dará muy buena suerte, lo recibimos juntos?

-QUUUUEEE!, pero es que yo, ya quedé de ir con..

-Dime, en dónde te veo, espero llegar a tiempo…

 Bárbara le dio la dirección de su tía, pero parecía que Javier no llegaría a tiempo… Y como cuento de cenicienta, a la octava campanada sonó el timbre, mientras Bárbara se atragantaba con las uvas, el tío pelón abrió la puerta y dejó que Javier entrara…

 FELIZ AÑO NUEVO!!!!!

A las 12: 25 del 1º. De enero, Bárbara y Javier manejaban de regreso a su casa… llegando al departamento se besaron como si nunca más lo fueran a hacer…

 De reojo, Bárbara vio el cono de la piñata sobre el refri… sacó los cigarros, sacó los condones, los tubos de sabores y aquel extraño anillo vibrador… y la fiesta comenzó!

 Si a Bárbara le ha habían hecho dos veces sexo oral era mucho… Javier se la pasó en dicha sea el área la mayor parte de la noche, experimentaron aquellos sabores a chocolate, plátano y cereza, y por qué no, ese anillo vibrador cerró la madrugada con broche de oro en un orgasmo interminable para ella y una explosión de sabor para él.

 Amanecía en el DF, Bárbara abrió el ojo y se percató de que el chef chaparrito estaba desnudo abrazándola… así siguió durmiendo y pensando lo suertudota que fue desde aquella piñata y ese primero de enero, recordando lo que su tía Queta le había dicho: “Como comienzas el año, así será los doce meses”.

 Fact SEX&DF: El que a buen chef se arrima, buena ‘cena’ le acobija…

SEX&DF Les desea un 2011 delicioso, gracias por haber seguido este blog a lo largo del 2009 y 2010. Nos leemos la semana entrante!

 Por favor retroalimenta este blog dejando tu comentario al pie del mismo, gracias.

Es de noche y no follé!

Claudia tenía una vida ‘normal’ de la casa al trabajo, del trabajo a la casa, sueldo base más comisiones, novio ligero y familia amable…

 Ya rascaba los 28 y moría de ganas por irse a vivir sola, o al menos compartir un depa con alguna ‘amigui’, pero por ahora no se podía.

 Dos años con su novio, compartían el mismo auto burócrata llamado Chevy, ella pagaba el seguro y a veces la gas, Carlos, su novio, también ganaba por comisión… les agarró juntos la crisis, y también el sueño de irse a vivir juntos se había desvanecido…

 Cierta tarde de ocio en la oficina, Claudia mataba el tiempo, checaba su mail, chateaba, y baboseaba para matar el tiempo y largarse a su casa… por casualidad dio con un sitio web de bolsa de trabajo, casi jugando, como cuando juegas el melate pero sabes que ni de broma te lo vas a sacar, aplicó para una chamba de subdirectora de ventas…

 A las siete en punto Carlos ya la esperaba en el Chevy, como todos los jueves irían a cenar al Vips y fajarían en el coche afuera de la casa de Claudia, hasta que los vidrios se empañaban bien cabrón y esa era la señal de que había sido suficiente y ‘aquí se rompió la jerga…’

 El fin de semana pasó como todos, al pobre de Carlos le debían lo de una comisión y Claudia pagó las chelas en Coyoacán, y para que Carlos no se sintiera mal, le pasó el varo debajo de la mesa y el pretendió que pagaba la cuenta frente a sus amigos…

 El domingo a misa y a comer con los abuelitos de Carlos en Lindavista, esta pareja moría por echarse un buen polvo, pero ahora sí esta quincena no les alcanzaba ni para el motelito de Toluca…

 Ni modos… el lunes antes de que Clau prendiera su compu en la oficina recibió una llamada para ser entrevistada en el puesto que aplicó… una semana después el puesto era suyo! Triple de sueldo (claro, triple de chinga!) pero otro pedo, pasó de tener un escritorio chafa y trabajar en Tacubaya, a tener su propia oficinita en un edificio lindo en la Colonia de Valle, pasó de recibir órdenes de una gorda acomplejada a dar órdenes a un equipo de 12 vendedores… y a contar con el apoyo de un jefe ruquito pero cero perro y bastante respetuoso (dónde los venden?).

 Al paso de las semanas Claudia se lucía en su chamba, la mandaron de viaje dos veces, hospedándola en los mejores hoteles, cosa que antes, ni en sus mejores sueños podía pagarse unas vacaciones en Oaxtepec…

 Dos de los vendedores que Claudia coordinaba hicieron la venta del año, gracias a los contactos de ella, y la comisión fue bastante choncha. Esa misma tarde Clau fue abrir una cuenta de ahorro en el banco y se fue a brindar con sus colegas, era tal su emoción que hasta se le había olvidado llamar a Carlos para contarle.

 Ya en el baresillo Carlos le mandó un mensaje: “Dónde andas, te llamé a la of., llámame, no tengo crédito…”

 Claudia le marcó, y emocionada le contó lo que había ocurrido

 Ahora si bombón, nos vamos a poder salir de casa de nuestros jefes! Ve buscando un depita!

-Qué te pasa Claudia! Fue una comisión, quién te garantiza que te seguirá yendo igual… A qué hora paso por ti, no te vayas a poner peda, no quiero que hagas osos con tus nuevos colegas!

 Claudia, le dijo ‘te mando un beso amor..’ y apagó el celular.

 Las semanas seguían pasando aparentemente igual, pero Claudia seguía metiéndose un buen varo en comisiones, rápido encontró un depita en la Narvarte y dio su primer depósito para apartarlo.

 -Amor, acompáñame en la tarde, paso por ti, te tengo una sorpre!

-Qué! Vamos al motel?

-No aún mejor, te veo a las seis y media!

 Clau pasó en el chevy pues le correspondía a ella esa semana… condujo hasta la calle de Yácatas y tomó a Carlos de la mano para guiarlo con los ojos cerrados hasta el edificio…

 Al abrir los ojos dentro del depa Carlos… se encabronó!

 -No mames Claudia, cómo chingados vamos a pagar esto! Tú sabes que yo apenas gano para lo básico y que les pago las medicinas a mi abuelitos y…

 Claudia lo calló con un beso y lo abrazó (sin duda una santa!).

 -Oye güey, por qué te pones así, te vienes a vivir aquí y vamos viendo lo de los gastos y eso, no te preocupes me está yendo bien…

 Y ahí mismo, cerraron la puerta, Claudia se quitó su trajecito sastre, se quedó en brasier –sin bragas- y Carlos sólo se bajó el pantalón para hacer lo correspondiente en la barrita de la cocina… viniéndose al mismo tiempo festejaron la adquisición del departamento.

 Y llegó el día de la mudanza, la mamá viuda de Claudia lloraba  mares porque su hija consentida se le iba de casa… y los papás de Carlos fueron al templo de San Juditas a agradecerle que su hijo huevón ya se había largado!, una boca menos que alimentar!

 Iniciaron con lo básico, refri, colchón en el piso y eso sí una telesota de plasma (a meses sin intereses en la tarjeta de Claudia).

 Las noches eran interminables en la habitación sin cortinas… la luz de la calle iluminaba el trasero ancho de Claudia cuando Carlos hacía de las suyas con aquellos ‘doggie stile’ que tanto lo volvían loco.

 Era el paraíso total, no más fajes en la nave, no más moteles pulguientos y apestosos, no más domingos de comer de gorra… con unas buenas quecas la hacían… Sexo casi todas las noches, encerrados los sábados Claudia ya no podía ni sentarse, Carlos andaba bien deshidratado pero contento…

 Los fines de semana sexosos comenzaron a reducirse cuando a Claudia la mandaban de viaje al menos dos veces al mes, creció tanto en la chamba, que la hicieron gerente regional y a los dos meses la empresa le dio un carrito bastante aceptable para que visitara a los clientes por toda la ciudad.

 Claudia llamó a Carlos al celular, este hombre salía cada vez más tempra de la oficina y cada vez ganaba menos…

 -Amor! Abre la ventana, asómate!

 Carlos se asomó y vio el coche…

 -Baja!!!!

-No, sube tú, estoy viendo la tele… (Ah cabrón!)

 Claudia subió medio sacada de onda…

 -Vamos a dar una vuelta en la nave, manéjala, jala de poca madre!

-No gracias, qué tal si le pasa algo o la choco, yo estoy bien con mi chevy, y creo que ya no vas a pagar el seguro verdad?

– No, ese lo sigo pagando yo, y bueno cuando no circule puedes usar este y me llevas a la oficina…

-Seh! Como sea…

 Claudia se fue al súper para llenar el mini refri, y compró un vinito para festejar su asenso y lo de la nave.

 Carlos estuvo serio durante la cena, y casi ni probó el vino… ya en la cama, Claudia esperaba lo suyo de todas las noches. Pero Carlos le dio un besito en la frente y le dio la espalda… sólo le dijo abrázame.

 A Claudia le valió madre y comenzó a apretarle las pompas a besarle el cuello, la espalda a pasar su mano al frente y dentro de los boxers…

 Pero como digo en Sex&DF a Carlos ‘se le cayó el sistema’.

 Trató de besarla de fajarla pero su ‘amiguito’ nomás no se levantó… y claro la reacción de los hombres ante esto no es nada humilde, se encabronan y culpan a quien esté más cerca! (y quién es la más cercana? Adivinen!).

 -Chale! Ya!!! Qué crees que soy una máquina de sexo! Quieres coger todas las noches, entiende que estoy estresado, y tú no me apoyas en nada…

 Ora sí CA! Ya sacaste boleto, pensó Clau!

 -A ver señorito, le bajas de huevos y te calmas! Ahora resulta que de buenas a primeras yo soy la caliente y que te uso y te obligo! Para de mamar! Y bájale dos rayitas a tus gritos…

– Ya me tienes harto, entiende, no soy uno de tus colegas al cual le puedas dar órdenes y decirle cómo hacer las cosas…

 Carlos se vistió, agarró las llaves y se fue en su chevy a casa de sus papis…

 Clau se quedó llorando toda la noche con un puto signo de interrogación tatuado en la jeta! De dónde coños este cabrón había sacado tanta mamada!

 Carlos no regresó al otro día ni pa’ decir, -la cagué un poquis- Claudia salió de viaje y al regresar a casa ya no estaban las cosas de Carlos, pero eso si una méndiga cartita en una servilleta arriba de la barrita en donde fueron tan felices…

 “Creo que hace mucho que pertenecemos a mundos y destinos diferentes, has dedicado tu vida a ese trabajo y dejaste a un lado nuestra relación… te deseo lo mejor”.

 (Yo repito, para de mamar!) Claudia se sonó los mocos con esa misma servilleta y comprendió lo que a Carlos le pasaba, no pudo con el éxito de Claudia, con el sueldo de Claudia, con la nave de Claudia… y era lógico que cuando todos esos pensamientos subían a su cerebro, la sangre nunca le iba a poder bajar más allá del ombligo.

 Fuera de sentirse culpable por su éxito, Claudia decidió ahora sí enfocar toda su energía en ese trabajo que tanta satisfacción le estaba dando, y confiaba que en alguna parte habría un hombre lo suficientemente seguro y con un ego bien cimentado, como para no sentirse amenazado por su inteligencia…

 Fact SEX&DF: Nadie sabe lo que tiene… hasta que por fin se larga y te deja ser!

Gracias a Edgar Heredia por darle forma a esta historia.

Queridas y queridos lectores, SEX&DF vacaciona, gracias por seguir este blog semana a semana, les deseo una buena navidad y un año nuevo con mucha acción en la cama o donde les de la gana! Nos leemos en el 2011!

 

Comer, follar, sin rezar…

 

   Leonardo estudió con los Padres maristas hasta la universidad, en donde la educación no es laica y hasta la prepa no es mixta… La vida sí es mixta, (y en nuestros tiempos es heteroflexible y muticultural) pero por extrañas razones sus padres pensaron que si educaban a Leo en un colegio con puros machitos y curas mamones, su hijito crecería con todo un buen siervo de Dios. (Hagan de cuenta que era tan mocho y de hueva como Esteban Arce…)

El sexo siempre fue un tema tabú y vetado en el hogar, los gays eran poco menos que un defecto de la naturaleza, las drogas, por Dios, ni mencionar la palabra en casa… su hermano mayor hizo lo correspondiente; casarse con una chavita fresa hija ‘del verbo encarnado’, educada por monjitas; tener hijitos, un perro y una camioneta… ir a misa todos los domingos (y morderse un huevo porque a su esposita no le gusta coger, y bueno de guagüis ni hablamos…)

 Leonardo seguía soltero, pero tanta represión familiar siempre le llenaba de humo la cabeza, él como cualquier chavo de su edad (ya cerquita de los 30), tenía el impulso de tirarse alguna chica, pero no para casarse con ella o presentarla en la sala de sus papis el domingo de tertulia…

 Pero claro, Leo tenía su lado oscuro, le metía bien duro al porno pirata, y ya en la ducha pensaba en las chicas del ‘teibol’ para echarse una manita…

 Atractivo y educado, Leo estaba más sólo que una rata en el desierto, sí echaba desmadre pero se le veía un poco tímido o más bien podríamos decir bastante reprimido…

 Casi todos sus amigos (quienes se habían pasado la religión por la brisa del coño), ya vivían solos, en sus depas desfilaban chicas a partir del miércoles… era tal el aprecio que le tenían a Leo que mil veces lo invitaron a compartir sus depas con tal de que el niño madurara fuera de su casa… pero pos qué! Si el mismísimo Cristo vivió con sus padres hasta los 33!

 Una noche de fiesta les prometió a sus compas que ahora sí iba a tener una aventura con la primer vieja facilota que se le pegara… para su mayor sorpresa se le pegaron dos… una medio ebria con look de zorrona y la otra más ‘lai’, también atractiva…

 Leo no lo podía creer, y claro él pensó que sería más fácil darle a la que estaba más ebria y se veía facilota…

 Así es que, como en su casa no podía meter ‘muyers’ e ir a un motel se le hacía bastante pulgoso, pues le pidió el depa ‘Condechi’ a su amigo Manolo, nomás por un par de horitas y ‘orita’ me vengo, digo vengo!.

 Para su mayor sorpresa esta chica dijo que podía manejar su nave y seguirlo, para después llegarle a su casa… “Yo majeno amigovio” (así o más peda!).

 Y claro, ella siguiendo a Leo, este caballero se venía saboreando a la castaña ebria, ya venía bien ‘jard’, contaba las putas cuadras para llegar al depa, cuando en un alto, la pedota fuera de frenar, aceleró a todo con el taconazo y le estrelló su carrito nuevo a Leonardo… Mta! Lláma al seguro a la una de la mañana, discute con los polis para que se vayan a esa hora a chingar a su madre, sin que les des mordida… justifica que tú fuiste el de la culpa, llama a otra amiga para que se haga la que manejaba y no la ebria… bué! Total que Leo regresó a la fiesta dos horas después como había quedado, pero emputado, con dolor de huevos y con las llaves de su amigo que ni siquiera tuvieron que abrirle la puerta…

 Ya de regreso a casita de sus papis, con humo en las orejas, pensaba… ¿Y si me hubiera tirado a la otra que se veía más fresa? Nah, seguro no me hubiera pelado… bueno ya, qué pendejo soy me cae…

 Y así pasaron otras semanitas Leo ya había perdido la cuenta sobre la última vez que había tenido orgasmo… claro con mujer encima…

 Otra fiesta llegó, y Leo se ‘perjumó’ “ora sí van va ver, la primera que me tire el can…

 Ohhh no, la Barbie (pero no el narco…) así le decían a la hermana de Martín, por flaquita, puberta, y guerilla… era el sueño erótico de toda la banda… y para sudar un rato, la Ale, se le acercó a Leo… “pero cómo, por qué a mi, si esta morra es intocable, creo que si la volteo a ver mi cuate me deja sin dientes…” Pero la Ale ahí andaba sobres… Leo salió a la terraza, disque a fumar pero para bajarse el susto, el pedo y lo demás que se le hubiera subido… y pa’ joderla, la Barbie se le subió en la espalda!.

 -Hey!!! Por qué tan solito, a ver cárgame! A ver si tan mamey!

 Ay nanita! Pensó Leo, esta vieja ya de plano tallándose en mi espalda, que hago ‘Diosito’.

 Con toda decencia la quitó y la enfrentó… Oye Ale, mira no me lo tomes a mal, pero tu hermano se molestaría mucho si nos ve aquí, y va a pensar que yo…

 -Oye menso, soy mayor de edad, ya voy a cumplir 20, no seas mamón, o qué, no te gusto…?

 Y abrazándolo por el cuello, le acercaba la boquita rosa con harto gloss y le insistía…

 -Tienes novia? estoy fea? O te cago porque me gusta oir a Belinda?

 Ebullendo de los nervios y la calentura que no podía controlar, Leo le quitó los brazos ya groseramente y la dejó hablando sola en la terraza, no se despidió de nadie y se salió por la puerta de servicio… y de regreso a su casa la misma pinche cantaleta en la choya…

 Pasaron otras semanitas, y lo único que pasaba por la cabeza de Leo, era sexo, sexo, sexo, bubis, rubias, pelirrojas, orientales, alemanas, lo que fuera!!!

 El viernes le avisa su madre que ni se reventara porque al otro día iban a un bautizo…

 -Chales! pensó; Desempolvaré el traje pues… y con lo que me caga desayunar tamales…

 Chútate la misa, el bebe llorando, las fotos individuales, grupales, con el cura, sin el cura, la madrina, el padrino, AAAAAYYYYYY!

 -Venga el desayuno! A ver si el atolito me baja el coraje…

 Al jardín entró una muchachita delgada, con un lindo y vaporoso vestido lila, unos lindos taconcitos que se encajaban de la chingada en el pasto, pero la mona no perdía el meneito sensual y sutil…

 Hicieron contacto visual… y cuando Leo fue por otra rebanada de pastel, Nancy se le acercó…

 -Me sirves una ‘porfis’.

 (Yo te sirvo, hasta de chofer, preciosota!) Y así Leo cortó dos rebanadas y se fueron a charlar lo más lejos posible en ese jardín… fuera tacones y subieron a la casita del árbol para tener más privacidad… Nancy sacó de su bolsita un cigarrito ultra delgado de motita… y lo encendió…

 Quieres?

-MMmm, No, no fumo gracias.

-No fumas cigarro o mota?

-No, no fumo nada, y tú tampoco deberías fumar eso… son drogas!

-Lo que tú no deberías hacer es, decirme lo que tengo que hacer…

 Ah cabrón tan delicadita que se veía… pero bueno la horma del zapato…

 Tú estás muy guapo como para que estés con cara de regañado todo el día… y Nancy le robó varios besotes, y ahí en la casa del árbol se lo comenzó a fajar… Leo al principio no metía mano, pero conforme subía el beat pues ya le iba entrando…

 Se toquetearon por todos los lugares posibles, pero con practicidad a fin de poder reincorporarse ante cualquier eventualidad festiva… Al otro día Leo no fue a misa con sus papis, inventó una mamada (textual) y se fue a casa de Nancy toda la tarde a ponerle por fin… Nancy era prácticamente Atea, pero era una fiera en la cama…

 A la hora de la bajada…

 -Pérame ,deja me pongo otro condón…

-A ver moquito, no pretenderás que te lo haga con un condón puesto, sabe a madres!!!

-Si oye, de algo me puedes contagiar!

-No sabía que la caries se contagia con un blow job… no digas pendejadas, ahora entiendo por qué tú ni el intento hiciste por bajarte conmigo…

 Ese evento fue como un cubetazo de agua fría para Nancy… Apenas se habían echado un polvorín, cuando después de este evento ya se estaban vistiendo y de jeta…

 Ya en la puerta Nancy pronunció un consejo sabio para el señorito Leo.

 “Cuando te salgas de casa de tus papis, y aprendas más cositas sobre cómo follar con dignidad, me llamas va?”

 Fact SEX&DF: De mochos y tragones están llenos los panteones…

Un ‘pequeño’ lujo…

 

A seis meses de su divorcio Sonia se sentía más sola que un perro azul, antes de hacer oficial dicha separación esta chica de piernas largas y cerebro grande se refugió en su trabajo, no es que fuera la típica ‘guorcojolic’, pero esa fue una de las únicas formas en que su dolor era más llevadero.

 Buena posición, mejor sueldo, Sonia se quedó con el depa pues su ex había llegado ahí sólo con su cepillito de dientes, y poco a poco se fue ensanchando como el sapito hasta que le dio un anillo de su abuela para pedirle matrimonio, ni siquiera era un brillante, era un rubí… anillo equivocado, hombre equivocado…

 Con la excusa de aquel recorte de personal que había sido ya hace más de un año, Juan no trabajaba, medio lavaba los trastes, pero se la pasaba en la depre jugando al ‘güi’.

 Sonia cumplía ya los 37 ese matrimonio que duró menos de 5 años, se había desvanecido por completo, y era oficial, después de tirar aquel cepillo de dientes que se le olvidó a Juan.

 Los primeros tres meses fueron fatales, perdió unos seis kilos y la sonrisa que la caracterizaba, solía quedarse en su oficina lo más tarde posible, hasta que le diera sueño, para sólo llegar a casa cansada y dormir y así todos los días.

 Al quinto mes visitó a todos los chamanes y tarotistas que sus amigas le recomendaron, hasta una limpia con gallina y toda la cosa, pero la depre a penas cedía.

 Al sexto mes salió por fin un sábado con Laila y Carlos, dos de sus mejores amigos. Fueron a una exposición de grafittis cerca de Cuemanco. Muros enormes fueron donados para que algunos expertos plasmaran ahí su arte en aerosol…

 Sonia era contadora, esa parte sensible de lo artístico no se le daba, pero sabía admirar el colorido en cualquier cosa. Y por ello de inmediato detectó aquella playera verde perico en la percha una linda espalda y un cabello castaño despeinado.

 Daniel de 24 años, ojitos coquetos y aerosol en mano llamó la atención de Sonia, Laila y Carlos se burlaron de ella ‘A poco estás viendo a ese mocoso…’

 -No ñoños, estoy viendo el muro… no jodan…

 Tus amigos siempre te conocen más que tus padres, estos cuates tenían meses de no haber vuelto a ver que a Sonia se le iluminara un poco el rostro…

 -Vamos por un jocho, quieres uno?

-Nah, nomás tráiganme una botella de agua…

 Y Sonia comenzó a fotografiar aquel muro con su celular, Daniel volteó a verla…

 -Con esa cámara a penas vas a captar un ojo del jaguar…

– Perdón? Bueno no traigo otra, y la verdad es que me gustó mucho esa máscara, cómo es que pueden crear eso con un vil bote de pintura en aerosol…

 Daniel le explicó un poco la técnica, pero Sonia no entendía nada, sólo veía su cuerpo delgado y largo, ese rostro liso con escasa barba, y el cabello despeinado, sus manos grandes sosteniendo el bote de aerosol.

 Los amigos de Sonia regresaron por ella, amablemente se despidió de Daniel y los tres se fueron al cine esa tarde.

 Sonia no podía dejar de pensar en el casi puberto, recordaba sus ojos, su nariz, su sonrisa, su espalda su flaco trasero y su abdomen ultra plano… nada que ver con su ex…

 Así es que ese domingo se levantó temprano y regresó a la expo en Cuemanco… lo buscó por todos lados y sus cuates le dieron razón de que estaba en comiendo una burguer… y así Sonia llegó de nuevo, a penas lo vio de espalda y el corazón se salió del pecho, hacía años que esta chica no sabía que lo era saltar de la emoción.

 Daniel con ‘cachup’ en la boca le sonrió… saludándola de beso le embarró la mejilla, fuera de sacarse de onda para Sonia fue algo sumamente sensual… “No te preocupes, jeje” y con su manota Daniel le quitó la salsa de tomate…

 -Qué te trae por acá de nuevo…

-Tú… tu graffiti, bueno pensaba invitarte a comer pero veo que ya terminaste…

-Uy no, esto ni para una muela, si quieres vamos y me echo otra cosa, de hecho ya me quiero ir ya terminé por hoy (ahora resulta!!!).

 Y en la camioneta de Sonia dejaron esa zona sureña para ir a la Nápoles y comerse unos buenos mariscos… Este flacucho tragaba como refugiado… y Sonia, sin duda pagó la cuenta…

 De ahí no hubo más que hacerle, llegaron a su departamento, Daniel era chavo pero sabía bien lo que Sonia quería sin decirle, así es que en cuanto entraron, Daniel cerró la puerta y la pegó contra la pared, sin besarla, sólo pegó su cuerpo contra el de ella y comenzó a respirar intensamente sobre su rostro, sobre su boca, su cuello y su escote…

 Sonia comenzaba a perder todo aliento, estaba tan agitada que soltó las llaves y el bolso en el piso… Daniel la cargó (flaquito pero correoso con músculos en nacimiento…) y la llevó de inmediato a la cama…

 Sin quitarse la ropa, la sensación de tenerlo encima era para Sonia lo más sublime, con el chico entre sus piernas, frotándose mutuamente con los jeans, Sonia tuvo una especie de orgasmo práctico y fugaz, pero lo sintió sin duda… Así Daniel comenzó a besarla, ahora sí con todo, a quitarle la ropa delicadamente, prenda por prenda hasta dejarla desnuda… Sonia estaba acostumbrada con su ex a casi, casi hacerlo con la pijama puesta, todo en automático, y un orgasmo en esa cama era poco más que un milagro!

 Sonia se quedó desnuda Daniel sólo la contemplaba y la acariciaba, hacía todo lentamente algo que ella jamás había experimentado… se olvidó que este flaco era 13 años menor que ella, eso fue lo de menos, y el flaco la sintió como alguien de su edad, como esas chicas que despiertan a la sexualidad tarde…

 Después de besarla de pies a cabeza y de regreso, Daniel le hizo el amor, Sonia no podía creer lo que sintió, no contó los orgasmos pero supo que fueron varios… y Daniel se quedó dormido en su pecho.

 Un par de rounds más y el despertador sonó el lunes… Primera vez en la vida que Sonia lamentaba tener que ir a trabajar…

 -Tienes que ir? Por qué no te reportas enferma?

-Yo? Jamás, jamás he faltado un solo día a mi trabajo…

-Ps eres jefa no? una vez no matará a nadie.

-No puedo…

-Si puedes…

 Y Daniel se metió entre las sábanas hasta bajar al punto exacto en donde Sonia decidiría definitivamente que sí podía faltar ese lunes al trabajo…

 Así pasaron varias semanas, a Sonia se le hacía agua la canoa todas las tardes ya quería llegar a casa para ver a Daniel quien siempre la esperaba en el café de la esquina frente al parque, de ahí comían un helado, caminaban un rato, y después iban a empiernarse al depa de Sonia…

 Un par de meses y Sonia le pidió al púber que fuera a vivir con ella… pese a las críticas de todos, pese a la oposición de sus padres, a Sonia le valía gorro, ella estaba bien atendida, y el chavo se ponía las pilas en la casa, le arregló todo lo reparable, le tenía la cocina albeando y cena todas las noches… no hay pedo!!!

Sonia esperaba los viernes para salirse tempra, pasar por Daniel e irse a su casa de Valle de Bravo y pasar todas las noches ante la chimenea, teniendo el mejor sexo de su vida.

Pero como pasa… las aves tienen que volar, Daniel se sintió mantenido a los pocos meses y quiso retomar su libertad, le pidieron ir a pintar unos muros para una expo en Guanajuato… y si amas algo déjalo ir…

Sonia lloró por varias noches, pero después comprendió que no podía hacer responsable de su felicidad y estabilidad  a un chavo de 24 años, quien tuvo las mejores intenciones pero no podía quedarse para siempre…

 Sonia tomó lo mejor de esa relación y aprendió a estar sola… pero feliz.

Fact SEX&DF: Si amas algo déjalo libre… si regresa, regresa y si no pos nel!  NEXT!

El bueno, el malo y el guapo…

Daniela era de esas chicas que navegaba con bandera de ñoña pero, quienes la conocían sabía que era una verdadera hija de la fregada.

 “En busca del amor” (así le decía ella, más léase ‘en busca de un buen arrimón’) se la pasaba conociendo y analizando a sus hombres léase ‘víctimas’.

 Así llegó Ernesto de la nada… lo conoció en una librería, ella no leía ni madres (bueno el tv notas y esas basuras todos los martes…) sin embargo sabía que las librerías eran un buen sitio para conocer gente inteligente. Así pues lo siguió hasta la caja y se formó detrás de él.

“Oye, perdona que te moleste, pero me han recomendado a este autor y la verdad no sé si sea bueno o valga la pena comprar este libro…”

-Claro, James Joyce, algo de lo mejor de la literatura inglesa, creo que él junto con Shakespeare son de lo mejor que ha dado el Reino Unido…

‘Ay nanita’ pensó…

-Ah bien entonces me lo llevo, será un gran plan para este fin de semana, leer todo el día hasta terminar esta obra (ay ajá, esa ni ella se la creyó, si lo que le encantaba era irse a poner peda!).

-Qué bien, eso te gusta hacer los fines de semana? A mi también, aunque a veces uno debe salir de la rutina no crees?

-Si claro, por ejemplo tú que harías para salir de esa rutina… (a ver si como sabes de literatura sabes de desmadre CA!).

-La verdad me gusta ir a escuchar Jazz con un buen vino, te gustaría acompañarme hoy en la noche? Serías la única niña, siempre voy con mis amigos y bueno ya es demasiada testosterona.

 ¡El siguiente! (dijo la cajera sin poca paciencia)

 -Yo pago los tres libros, permíteme…

Y Claro ese cuerpecito de muñeca, los ojos miel y enmarcados por una nariz grande pero interesante, la hacían ver idem… y Daniela sabía muy bien cómo disfrazar su escasa cultura, su mal gusto al hablar y su pésimo gusto por la música…

 Intercambiados los ‘pines’ y demás demonios, regresó a casa en su ‘churu’ preguntándose qué rayos era el jazz, pues su última adquisición había sido el nuevo álbum solista de Dulce María (parar de mamartz por faviurtz!).

 Así llegó la noche y Ernesto muy catrín pasó por ella, se dirigieron a San Angel y llegaron al templo del jazz… Mta, lo único que le parecía chido era la oscuridad del lugar para ver qué podía agarrar o para sacarle unos buenos besos…

 Los amigos de Ernesto ‘chavitos bien’ bastante cultos y cool, nadie se pasó de copas, su léxico era casi otro idioma para Daniela, pero se hizo de la vista gorda… Su estrategia fue tomar a Ernesto de la mano y llevarlo a un rincón del lugar, así comenzó a besarlo, Ernesto accedió pero se sintió un poco forzado, le tomó las manos y la separó de su cuerpo.

 “Oye, nos acabamos de conocer, me gustas pero quisiera que conversáramos más, tal vez que vengas conmigo a mi club de lectura (Queeé!!! Pensó, patas pa qué!, club de lectura mis guantes!)”.

 Como buena estratega Daniela le besó la mejilla, y le dijo que iría al baño. Desde su celular pidió un taxi y convenciendo a uno de los de la cocina salió por atrás del lugar para pelarse a su casa, tomar la nave y alcanzar a sus amigotas y amigotes en un naquete Karaoke de Villa Coapa.

Así fue como Daniela había dejado al BUENO, no es que fuera bueno por sabroso, ni siquiera pudo corroborar si era ‘bueno’ en la cama, sólo supo que era bueno pa leer, pa’ dispararle un libro que dejó en la cajuela y para decirle que se fuera leve…

 Llegando al Karaoke, Daniela localizó a su banda y se puso a chupar como tabique nuevo, de inmediato hizo contacto visual con Aldo, un mamado chacalón, bien sabroso, pero con dientes chuecos, ‘total nomás que no sonría y cierro los ojos pa besarlo, si está re bueno!’ pensó…

 Daniela se subió con sus amigotas a cantar una rola de la Trevi… Aldo la miraba desde abajo y en cuanto Danis bajó del estrado (después de cantar de la mierda!) Aldo la tomó de la mano y la llevó a su mesa con su banda de amigos chacalones, mismos que aprovecharon para pedirle que trajera también a sus amigotas…

 Y beso y beso en un ricón junto a la botella, la neta Daniela ya andaba bien ganosa, bastaba con poner la mano en la pierna de Aldo para darse cuenta de lo que le podía esperar!

 Daniela fue con Fernie (su mejor amigo gay, se llamaba Fernando, pero le gustaba que le dijeran el Fernie…)

 ‘Fernie, déjame ir a tu depa, me quiero tirar a este hombre pero pos los dos vivimos con nuestros jefes, anda si? Te prometo que te lleno el refri de chelas para el fin si me haces el paro…

 -Ay si mana, la neta está ultra ensabanable el chacal, va, te presto las llaves y cuando llegue me abres cabrona, no me vayas a dejar afuera hija de la chingada. Porque te conozco… tengo condones en el baño mensa, no la vayas a cagar…

 -Nah! Gracias Fernie, te veo al rato!

 Daniela y Aldo salieron en el churu rumbo al depita del Fernie el paseos de Taxqueña, hasta eso respetuosa dirigió al chacal al estudio del Fernie, digo para no usurpar su cama con colcha de satín…

 Y venga la alegría (ahhh no, bueno ese era uno de los programas que se chutaba la Dani mientras desayunaba todos los días). Aldo parecía que había bajado de Internet el ‘Manual para tirarse a Daniela versión 2010’. Todo lo que hizo fue maravilloso, Daniela no tuvo que opinar, que dirigir o abrir la boca, (bueno para el respectivo güagüis sí…) pero Aldo le dio la revolcada de su vida, dos orgasmos seguiditos y un dolor de cintura que al otro día no se la acabaría.

 Después de tres condones (o léase brincos), Aldo de la nada comenzó a vestirse…

 -No te quedas?, no hay bronca con el Fernie eh?

-No, no para nada, mañana llega mi novia de Texcoco y la tengo que ir a recoger temprano a la central..

-Novia???? y por qué no me dijiste…

-Pues tú no me preguntaste (ah cabrón!)

-Para que te haces la mensa, si lo único que queríamos los dos era esto no? estuvo rico y ya fue… cuídate!

 Aldo agarró sus chivas y se fue… Daniela se quedó tan jetona, de jeta emputada y de dormida que casi no escuchó al Fernie cuando tocó la puerta…

 Fue así como Danis conoció al MALO, pero no por ser malo en la cama, sino por ser medio culero y abusivo, ahhh además de pinche infiel con la texcocana.

 Al otro día ya bien crudos, Fernie y Daniela fueron a la barbacoa, Daniela con tacón de antro y ojera dominguera… Venga un mega consomé, una chela y el choro consolador del fiel amigo Fernie…

 Daniela se trepó al ‘churu’ ya tenía que llegar a su casa, sus jefa ya la andaba jode y jode en el celular porque tenían que ir a comer a la casa de la tía Josefina como todos los domingos… (Noooo puta madre, sóplate a las tías con esta puta cruda y este dolor de cintura que no me deja estar sentada!).

 Daniela sólo quería estar en su cama fume y fume tomando chesco.

 Daniela se detuvo en la gas o de plano ya no llegaría a su cantón… ahí en la bomba de adelante estaba un monito llenando el tanque de su motocicleta…

 -Cuánto le pongo damita.

-150 y las llantas a 28, gracias! Ahhh y me checas niveles? (nivel de peda o de cruda mamacita…)

 El chavo de la moto se acercó al ‘churu’… la verdad es que sin el casco se veía taaaaan lindo…

 -Hola, oye sabes cómo puedo llegar a periférico norte desde aquí? Es que soy de Guadalajara y la verdad ando medio perdido…

-Ahhh, mmmm sí, mira, llegando al puente das a la derecha y ahí dice Toreo, así es que agarras ahí  a la dere y te vas todo derecho…

 Dios a pesar del tufito y la cara que se cargaba la Danis, José estaba encantado con sus ojos y de nueva cuenta Daniela le dio su ‘pin’ (léase su pin-che número).

 A la semana siguiente el tapatió ya la estaba invitando a comer tortas ahogadas en un changarrito de la colonia Juárez en donde todos los tapatíos sienten por un momento que siguen en sus terruños…

 Bah, ni pex, tortas ahogadas, pos me la hecho, contal de que este hombre de ojitos lindos me de pa’ mis chicles…

 José ni tardo ni perezoso la invitó a su depa en la Cuahutémoc, mientras iban en la moto Daniela pensaba (esta no es la única forma en la que estarás entre mis piernas papasote, deja que me baje de la moto!!!)

 José compartía un depa con otros dos amigos, su empresa los había transferido al DF, y ni negarlo, estaban encantados con las chilanguitas.

 Tomaron unas chelas y vieron la tele un rato, la verdad es que José estaba bien lindo, bien guapo, de esos ‘beibi feis’ vaya, de esos que te dan ternurita pero son irresistibles por su sonrisita de buenas personas.

 Al pasar a la habitación, José el GUAPO, no tenía mucha idea de nada, más bien no tenía nada de idea sobre nada!!!

 De volada le quitó la ropa a Daniela y ella a él, de inmediato el hombre ya estaba más que ‘jard’ no tardó un segundo en ponerse el condón cuando ya estaba tirándose a Danis cual conejo! Dentro, fuera, dentro, fuera, den, fue, d,f…rápido!!! Ooooohhhh, ohhhhhh, ohhhhh siiiiii, aughhhhh! Ohhhhhh!

 ‘Perdón!!!!!, ya te veniste!!!! No mames!!! Qué pedo!!!!, yo ni siquiera había comenzado…

 –          Ufff, nena, perdón es que estás súper linda, ay, bueno en un ratito lo volvemos a hacer… aguanta!

(qué aguanta ni que tus nalguitas de bebé, pensó Daniela, yo me largo de aquí)

–          MMMM, ya me voy, ni te apures…

 Y Daniela comenzó a vestirse, agarró su bolsa pirata, bajó los 4 pisos del edificio y tomó un taxi, así es como dejó al GUAPO… mono, mono pero pésimo en la cama!

 Ese sábado en la noche Daniela decidió quedarse en casa, la verdad es que por primera vez disfrutaría la paz del domingo en casa de su tía Josefina, sin cruda ni alboroto.

 Fact SEX&DF: En la vida, en la tele, en el photoshop y en la cama; Nada es lo que parece!

Fuego cruzado

Las probabilidades de que Bernardo a sus 29 años pudiera irse a vivir solo eran bastante lejanas, con su sueldo de bombero, escasamente podía pagar sus cigarritos y algunas cuentas en casa de su tío chilango, quien amablemente le dio posada desde que Bernardo llegó de Torreón.

 Bernie era ingeniero en electrónica y paramédico, llevaba meses buscando alguna chamba en el DF, sus únicos cuates eran sus compañeros de la estación de bomberos en Eje central, tipos buena onda, pero tampoco de esos compas con los que puedes pasarla bomba… (hablando de incendios!)

 Sin embargo Bernardo contaba con una muy buena amiga, podría decirse que casi, casi era su vecina, y no porque viviera al lado de su casa, sino porque vivía al lado de la estación de bomberos de donde Bernardo casi ni salía, pues ahí tenía comida e Internet gratis.

 Cada que Bernie iba al ‘otzo’ se la topaba y mantenían largas conversaciones… Olga era bastante agradable, gordibuena y mega simpática, vivía sola con su perro y con su gato.

 En uno de esos encuentros Olga decidió hacerle una propuesta ‘decorosa’ a su cuate el bombero Bernie… (no se emocionen, el plan no iba a ser que apagara su fuego, la Olga tenía güey).

 Olga consiguió una beca fuera del país y le propuso a Bernie que se quedara mientras tanto con su depa, con todo y todo, que pagando el mantenimiento, luz, agua y gas, así como cuidando a sus mascotas el bombero podría independizarse de su tío y vivir cómodamente al lado de la estación…

 A Bernardo se le hizo una idea chipocluda, la verdad es que ni siquiera se había atrevido a andar de ligón por aquello de su falta de recursos y por vivir en casa del ruco, imposible llevar una morra, ni para el arranque.

 A las dos semanas, Bernardo despidió a Olga, recibió las llaves y llevó sus pocos trapos y triques…

 Estaba por demás feliz, y la primer noche organizó un mini reven con harta chela. La siguiente noche, fue despertado durante la madrugada, pero no por la alarma de incendios, sino por los vecinos de abajo que le estaban dando duro a su propio incendio, nada más Bernardo conciliaba de nuevo el sueño y al poco rato la chica volvía a gritar o escuchaba el golpeteo de la cabecera de dicha cama ajena.

 Para hacerse cargo del perro lo tenía que llevar al parque unas tres veces al día, uno de esos días el perro se le soltó y cuando lo alcanzó ya estaba bien montado con otra de su especie pero más corrientita (suele pasar…) antes de que llegara el fin de semana, el gato no dejaba de maullar, Bernie tenía estrictas instrucciones de no dejarlo salir… el problema es que el gato andaba en celo, y Bernardo de plano no podía dormir…

 Más de tres noches así y decidió meter al gato al horno por las noches hasta que se le bajar a la calentura (horno apagado eh!, aquí no maltratamos a las mascotas) así es que con la cobijita en el horno, bien acomodado, el gato sólo miraba por la ventanita y maullaba como haciendo playback pues ya nadie lo podía escuchar…

Tal parecía que todo lo que rodeaba a Bernardo estaba lleno de sexo, pero él ya hasta casa le había puesto a su mano derecha, y seguramente hasta una botella de vino le había comprado…

 Nada de ligues, nada de nada, aún teniendo ese depa para él solito, a lo más que podía llegar era a ver las pelis eróticas del Golden Channel…

  Una noche que le tocó guardia en la estación, tuvo que lanzarse al centro, hubo una llamada de emergencia porque un contenedor de basura se estaba quemando. Ya sabrán en chinga los bomberitos!

  En ese callejón ya estaba afuera toda la banda, niños, abuelos, señoras en pantufla y mandil… y Alicia alias la ‘pelired’.

 El fuego se apagó, Alicia y su tía se acercaron a los estimados apagallamas.

La tía quería a huevo tomarse una foto con los bomberos, por ello le pidió a su sobrinita que les pidiera el favorcito.

 Alicia se le arrimó un poco a Bernardo que la neta era el menos ‘pior’ de todos, vaya, el más jovensuelo y sin barriga…

 -Hola, yo fui la que llamó, gracias por venir, oye, habrá mucha bronca si se toman una foto con mi tía? Qué penita…

 Bernardo enrollaba la manguera (la del camión! Serenos!) y medio sacado de onda por la petición fue a proponérselo a sus colegas.

 Sin más emergencias que atender en ese momento, los uniformados accedieron, y la tía gorda salió en medio de todos con una gran sonrisa, yo creo que esta señora también tenía alguna vieja fantasía con los uniformados, pues su esposo que en paz descanse había sido policía…

 Después de que Alicia tomó las fotos, se acercó de nuevo a Bernie para darle las gracias… y claro aventada le pidió su celular.

 Bernardo era ético, pero también tenía sus ganitas, por qué no, y la tal Alicia no estaba de mal ver, además con su cabello naranja zanahoria, al estilo corre Lola corre, Bernie pensó que era una señal de ‘fuego’ y claro, intercambiaron números.

 Pasaron algunos días, pero Bernardo la neta le sacó y por marica ni le llamó. Pero Alicia como buena chilanga, sin problemas, ni siquiera le marcó… Se trepó al trolebús y se apersonó en la estación de Bomberos.

 Entró medio tímida y preguntó por Bernardo Cisneros… “Hoy descansa, pero vive aquí al lado si gustas tocar el 21 Bis.

 Más cabrona que bonita, tocó el timbre y Bernardo se asomó por la única ventana que daba a la calle… con ojos de plato la vio. “Ahorita bajo a abrirte” (la puerta, aclaro).

 Temblorosito la saludó, y ella de entrada le dijo ‘No me invitas a pasar’, así es que antes de ello fueron al ‘otzo’ y compraron unas margaritas de esas que vienen en lata de chesco, papas, cacahuates enchilados y unas palomas por si quedaba hambre.

 Ahora sí, el Bernie, cual Mauricio Garcés, depa y toda la cosa, le faltaba el gasné, pero bueno la ondita la tenía y las ganitas ni se diga…

 Tomaron sus margaritas mix, y después de una larga charla sobre incendios comenzaron a darse unos besos en el sofá… el perro no dejaba de chingar que quería salir, y el gato se le trepaba a Alicia por todos lados. Solución, pasemos a la habitación.

 “Oye me harías un favorcito? Ponte tu uniforme no? para que me prenda, y luego me apagues el fuego” (Ay nanita!).

 Bernie obediente como si fuera su deber se puso el uniforme, la tiró a la cama, y comezó a quitarle la ropa… Che uniforme choncho no le permitía a la centrina sentir brazo ni nalguita…

 Ya Alicia en ropa interior disfrutaba como Bernie se iba quitando poco a poco el uniforme, Bernie tomó un termómetro que parece pistola, que tiene un puntito como de rayo láser que indica a distancia la temperatura de los elementos.

 Disparando hacia los senos de Alicia, le dijo; UFFF andas en 38 grados!!!

 Fuera uniforme, fuera ropa interior, ahora la temperatura se la iba a medir de otra manera. Ardientes no sabían si el condón se derretiría, pero le dieron con ganas, la cama individual de Olga se movía cual cama de agua, y ahora sí, no sólo los vecinos de abajo tendrían el privilegio de ser los concertistas.

 Alicia gritaba como sirena de bomberos, por más manguerazos, el fuego de la chica no se extinguía, Bernie no lo podía creer, había olvidado cuándo fue la última vez que había conectado su instrumento en una entrada de agua…

 La cabeza de cerillo de Alicia subía y bajaba, mientras Bernie se daba vuelo con su copa C. Finalmente el fuego se apagó por un momento, bebieron agua como si el humo de la pasión los hubiera deshidratado, y de nuevo bajaron por el tubo de emergencias para reanudar la actividad.

 Alicia se fue a eso de las ocho de la noche, pasó por la estación para volver a tomar el trolebús acompañada por Bernardo, de paso por la estación todos sus colegas chiflaron y aplaudieron… Alicia regresó por varios días para que Bernie le apagara el fuego, una foto en la sala de la tía de Alicia, le recordaba a cada momento que los bomberos siempre están al ‘servicio de la COMUNIDÁ’.

 Fact SEX&DF: El que no arriesga, no apaga!

Tarde pero seguro! Gracias por su paciencia y comentarios!! Buena semana!